::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

******************************************************************************************************************************************************************************************************************
******************************************************************************************************************************************************************************************************************

Haga click aquí >>>


     Este espacio está reservado
     para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855
     o escríbanos a
     juancardila@gmail.com
La comunidad de los barrios Crespo, Crespito, Canapote, Daniel Lemaitre y Torices, entre otros, realizará un plantón el próximo sábado 30 de agosto, en la avenida Santander, a la altura del lugar donde se construye levantan dos terraplenes sobre las playas de Marbella, con el fin de hacerles saber a los gobiernos nacional y distrital que se oponen a que, como viene ocurriendo, el acceso y la hermosa vista al mar en el sector sean eliminados irreversiblemente.

Así lo decidieron cerca de 150 dirigentes cívicos y comunitarios de algunos de los barrios de la Zona Norte de Cartagena durante una reunión en el salón Marinera 2 del Club de Profesionales de Crespo, en la cual expresaron su rechazo a que se elimine de un tajo la vista al mar en un vasto de sector de playas, lo cual era, para propios y visitantes, uno de los mayores atractivos de la capital de Bolívar.

En el encuentro participaron representantes de la Concesión Vía al Mar, responsables de la obra; miembros de Sociedad de Ingenieros y Arquitectos de Bolívar, como Julio Rivas, Martha Maldonado y Greggson Martínez; de la Asociación de Ingenieros de Colombia, como William Murra y Leobardo Marrugo; voceros del Comité Cívico de Crespo, como Luis González, Iván Caraballo y Rafael Molina; el concejal David Múnera y dignatarios de las Juntas de Acción Comunal de los barrios vecinos, entre ellos Wilson Henríquez, de Canapote, Tomás Julio, de Daniel Lemaitre, y Gabriel Ardila, de Crespito.

Durante la reunión, varios constructores aseguraron estar de acuerdo con las obras, cuyos diseños -según dijeron - "ellos sí conocían", pero la inmensa mayoría de los asistentes, entre ellos varios dirigentes gremiales, manifestaron que en ningún momento se contemplaron unos terraplenes sobre las playas. "En qué momento se cambiaron los diseños y, sobre todo, qué funcionarios del Distrito autorizaron la obra, son preguntas que jamás nos han respondido los de la concesión", se preguntaron varios de ellos.

Para los voceros de los concesionarios, que se diga que el túnel que se construye es un simple deprimido "es una aseveración irresponsable", pero sobre el caso de los terraplenes prefirieron no opinar. "No estamos improvisando; el puente sí estaba en los diseños originales", se limitaron a asegurar.

Para la mayoría de los participantes, más que los representantes de la Concesión Vía al Mar, los que deben responder "por este adefesio, por este esperpento, por este atentado contra el patrimonio de Cartagena y la dignidad de los cartageneros, son los funcionarios de los gobiernos nacional y distrital", como señalara el concejal David Múnera, quien, al igual que otros de los intervinientes, lamentó que a esta reunión no haya asistido ningún funcionario del Estado.

En similar sentido se pronunció el dirigente gremial William Murra, quien señaló que, de acuerdo con expertos ambientalistas consultados por él, los terraplenes que se construyen "son una barbaridad; un verdadero crimen". "No hay derecho a que la DIMAR, que se creen los dueños de la ciudad, estén haciéndole tanto daño a Cartagena y el país sin que el gobierno se pellizque".   

E igual opinó el ambientalista Rafael Molina, para quien es "muy triste" que a la vista de todos se esté "levantando un adefesio en una de las avenidas más lindas del país".

Y -asimismo - el dirigente cívico Daniel Rivero, quien se refirió a la ausencia de respuesta de los funcionarios del Distrito racalcando que cada día más se demostraba que el alcalde Dionisio Vélez tiene el síndrome de Shakira, ya que para este, como para otros problemas de la ciudad, permanece, inmutable, "ciego, sordo y mudo".

El líder juvenil Antonio Castellanos, al reconocer que "no vivo en Crespo, sino en Manga, pero soy cartagenero y, como tal, me siento con derecho a protestar por este atentado contra la ciudad", resumió con una frase la inquietud que más se expresó durante la reunión: "yo quisiera saber cómo es que se construye un túnel para no eliminar el acceso y la vista al mar pero después levantan un horrendo terraplén que la elimina de un tajo; es una gran contradicción". 



 
    COMUNIDAD
Mayoritariamente se expresaron en contra de los terraplenes que se levantan en Marbella
Comunidad de Crespo y barrios circunvecinos pide que las obras sean revisadas
La próxima acción será una reunión
en la cancha de Crespo para organi
zar un plantón que se realizará el sá
bado 30 de este mismo mes frente
a los terraplenes en Marbella.


Metro