INICIO  -  HISTORIAS  -  CONFIDENCIALES  -  POLÍTICA  -   CARTAGENA  -  BOLÍVAR  -  CULTURA  -  DEPORTES  -  OPINIÓN
Abril 29 de 2016

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com


Como se sabe, el pasado domingo (24 de abril), cerca de 120 de las 413 Juntas de Acción Comunal  -JAC - existentes en Cartagena eligieron sus dignatarios (<<< leer 'Elección de Juntas de Acción Comunal, en paz pero con múltiples falencias').

Los medios de comunicación radiales de la ciudad, salvo contadas excepciones, informaron un día después de los comicios que la jornada había sido un total éxito.

De acuerdo con un informe de El Espectador, sin embargo, "Cartagena e Ibagué se rajaron en las elecciones de Juntas de Acción Comunal" (<<< leer nota). El diario capitalino sustenta su enérgico titular en un detallado informe de la Misión de Observación Electoral -MOE - según el cual "de 120 denuncias recibidas en los 53 puntos de observación establecidos en todo el país, Cartagena e Ibagué figuran con el mayor número de irregularidades con 32 denuncias cada una". En Bogotá, con muchas más JAC que la capital de Bolívar, se reportaron únicamente 16, y en Barranquilla, donde también participó un mayor número de Juntas, los reportes fueron sólo ocho (<<< leer 'MOE Cartagena recibió 34 reportes de irregularidades durante elecciones a JAC').

No obstante, para varios funcionarios y dirigentes comunales, comunitarios y cívicos consultados, el proceso eleccionario no fue 'ni muy muy ni tan tan', como señaló uno de estos últimos. "Dependiendo de la óptica de quien analice el proceso, el vaso puede estar medio vacío o medio lleno", expresó Darío Viloria Echenique, uno de los líderes de la Corporación Bolívar Visible; "ni fue un rotundo éxito, como señalaron algunos, ni fue un fracaso absoluto, como indicaron otros; es cierto que hay mucho por mejorar, pero también lo es que quienes participaron lo hicieron con voluntad y entusiasmo, lo que significa que hay material para trabajar en el fortalecimiento del movimiento comunal".

Para conocer qué piensan sobre lo sucedido, ElMetro.Com contactó a varios de los más reconocidos líderes comunitarios de la capital de Bolívar, y lo que pudo establecerse, a manera de conclusión, es que para ellos la Alcaldía de Cartagena está en mora de establecer una política pública comunal.

Para el presidente del Consejo Territorial de Planeación de Bolívar, Aniano Morales Blanco; el exdirector de la Escuela de Gobierno y Liderazgo, Bernardo Romero Parra; y el integrante del programa Formador de Formadores del Ministerio del Interior, Géverson Ortiz Soto, tarde o temprano, y ojalá más temprano que tarde, la Administración deberá separar las acciones que se enmarcan en el concepto del desarrollo social (las políticas asistencialistas que adelanta la Alcaldía con los niños, la tercera edad, los indigentes y en general la población desprotegida), de las que enmarca en el concepto de la participación comunitaria.

Lo primero, que tiene la mayor de las importancias -coincidieron en señalar los tres conocidos líderes - se fortalecería sumando sus esfuerzos a las acciones que desarrolla en el mismo sentido el Despacho de la primera dama; y lo segundo, con igual importancia, permitiría robustecer el trabajo comunitario mediante el establecimiento de una dependencia que se encargue exclusivamente de la capacitación, el acompañamiento y la vigilancia y control de las JAC y, en general, de las organizaciones de base.

"Lo sucedido este domingo era de esperarse", manifestó Géverson Ortiz, "porque en Cartagena no existe una política pública comunal y las últimas administraciones han estado de espaldas a las organizaciones comunales". "La Secretaría de Participación maneja un presupuesto de apenas $500 millones para atender gastos de funcionamiento: su nómina, los técnicos que contratan, los vehículos requeridos, y lo que queda en el prespuesto son entre $30 y $40 millones para más de 400 organizaciones comunales a las que debe capacitar y apoyar".

"Por ello se necesita un ente especializado en el tema, como lo tienen otras ciudades del país, por ejemplo Bogotá, que tiene el Instituto Comunal", señaló el líder comunitario; "aquí se necesita crear un ente, por ejemplo, un Departamento de Acción Comunal, que trabajaría de acuerdo con las demandas sociales; sería el dinamizador de la política publica comunal en Cartagena en concordancia con el Conpes comunal".

Con esa propuesta se mostró de acuerdo Aniano Morales, quien, tras asegurar que la Localidad de la Virgen y Turística "tenía la mejor organización comunal del Caribe pero hoy está sin quien la oriente en los quehaceres comunales porque el organismo de segundo grado (la respectiva Asociación), que es el que tiene esa responsabilidad, hoy no existe", manifestó que "la Secretaría de Participación debe ser repensada; en ella hay que poner gente que tenga los conocimientos requeridos y que sepan qué hacer realmente con las organizaciones comunales, pero pare ello hay que hacerle una profunda restructuración".

Sobre las elecciones del pasado domingo, Morales es del concepto de que "a las JAC que se renovaron las felicito; por la menos dieron muestra del rescate de la autonomía que por Ley deben tener estas organizaciones". El lunar negro, sin embargo, fue que se evidenció durante la jornada y los días previos y posteriores: "que el ente de control y vigilancia de las JAC, que es la Secretaría de Participación, no tiene claro cuáles son las competencias tanto de las JAC como de ellos mismos". Para el conocido dirigente, "es preocupante ver que la Secretaría no tiene la capacidad para resolver los casos de las Juntas que no pudieron elegir. Lo más preocupante es que se acerca el mes de julio, que es cuando se eligen los organismos de segundo grado, las Asociaciones, y eso implica que necesariamente en las Localidades tiene que haber más del 60% de los JAC reconocidas", y es sabido que ya se vienen presentado numerosas impugnaciones.

Para el dirigente Bernardo Romero, llegó la hora de "dividir lo que hoy es la Secretaría de Participación y Desarrollo Social en dos partes: la que tiene que ver con el Desarrollo Social debe seguir siendo una Secretaría, y la otra debe convertirse en un Departamento Comunal; debemos corregir el error histórico cometido en un gobierno anterior, que fusionó estas dos Secretarías, pero lo social se traga lo comunal".

De acuerdo con Romero, "el gobierno distrital debe aportar los recursos, por lo
menos $5 mil millones de pesos por año, no sólo para lo relacionado con el
control y vigilancia que debe ejercer sino también para el desarrollo de
proyectos. Su nombre lo indica: la Acción Comunal es Trabajo Comunal, de
ahí que la Administración debe acompañar a las Juntas para que adopten
proyectos, y por lo menos debe cofinanciar un proyecto por cada Junta".

"Hay que reglamentar la Ley 1617 de 2013 y la Ley 743 de 2002, y que una
parte del Fondo de Desarrollo Local, que podría ser el 30%, sea destinado
exclusivamente para contratar con las JAC", propuso igualmente el exdirector
de la Escuela de Gobierno y Liderazgo.



     Este espacio está reservado
     para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855 o
     escríbanos a
     juancardila@gmail.com
     POLÍTICA




Con el fin de fortalecer la Participación Ciudadana y Comunitaria
Proponen que la Alcaldía de Cartagena
constituya un Departamento Comunal


Los dirigentes Aniano Morales, Bernardo Romero y Géverson Ortiz consideran que la Administración
debe crear una dependencia dedicada a las organizaciones de base como existen en otras ciudades.



Luego de que en Cartagena se eligieran los dignatarios de cerca de 100 de las más de
400 Juntas de Acción Comunal existentes en la ciudad, este portal dialogó con varios de
los más reconocidos líderes comunitarios y cívicos de la capital de Bolívar. Para algunos
de ellos, la Alcaldía distrital está en mora de establecer una política pública comunal.






Metro


Para el exsecretario de Participación Ciudadana y Desarrollo So-
cial Benjamín Maza, "en el proceso preelectoral y electoral del
pasado domingo 24 de abril existieron múltiples fallas; la dirigen-
cia comunal tiene que apropiarse y empoderarse mucho más de
este vital y significativo proceso democrático y de participación
ciudadana y comunitaria". En concepto del veterano dirigente co-
munitario, aunque las Juntas de Acción Comunal "dependen más
que todo de la voluntad, del liderazgo y la capacidad de gestión
desus afiliados, la Secretaría de Participación debe cumplir en
forma oportuna y efectiva sus funciones de capacitación, acom-
pañamiento, inspección, vigilancia y control en todo momento".