Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

::.Síganos también  en--.>

INICIO       OPINIÓN       POLÍTICA       CONFIDENCIALES       DEPORTES       BOLÍVAR       EMPRESAS
"Trabajemos porque esta Democracia sea verdadera y auténtica, y que lo que se le diga a la juventud no es que muera por la Patria, como le dicen en las guerrillas, o como le dicen en el ejército, sino que viva para la Patria. Esa debe ser la consigna de hoy".

Estas palabras, pronunciadas por el inmolado excandidato presidencial Luis Carlos Galán Sarmiento mucho antes de que la violencia alcanzara los niveles de irracionalidad que llegó a tener nuestro país, estuvieron presentes en el pensamiento del joven que se posesionaba el 2 de marzo de 1998 -hace hoy 15 años - como nuevo personero de Cartagena. Tenía apenas 25 años y lo hacía ante dos veteranos dirigentes políticos: el alcalde de la época, Nicolás Curi Vergara, y el presidente del Concejo, Argemiro Bermúdez Villadiego. Se convertía en el personero más joven del país, lo cual, según le habría de decir minutos después su padre, el conocido empresario del transporte, Pedro Pereira Ramos, era una razón más para "comprometerse a realizar las cosas bien". "Ya conseguiste lo más fácil" - le dijo al oído quien ha sido su guía y principal consejero - "ahora viene lo realmente importante, que es hacer las cosas como Dios lo manda".

Y a eso se ha dedicado, desde entonces, Pedrito Pereira Caballero, de acuerdo con lo conversado con Metro.com sobre lo que han sido estos quince años de su vida, dedicados al servicio público. "Y eso es lo que he tratado de hacer", fueron exactamente sus palabras.

Lo cierto es que, de acuerdo con lo que reconocen analistas del acontecer político y administrativo de Cartagena y Bolívar, la Personería de Cartagena comenzó a conocerse en las comunidades desde ese 2 de marzo. "Es más, para ser justos", habría de decir el exdirector de la corporación 'El Ojo que Grita', Wilson González Semacarith, "los únicos personeros que se recuerdan en las comunidades son Pedrito Pereira, Jorge Cárcamo y Fabio Castellanos; ellos han sido los únicos que han entendido el verdadero sentido de la misión que debe cumplirse desde el ministerio público como defensores genuinos de las personas de a pie".

El hecho es que ese reconocimiento, que hacen permanentemente tirios y troyanos, lo plasmaron en su momento entidades como la Cámara Junior de Colombia, la Red de Veedurías Ciudadanas de Cartagena y el Instituto Tecnológico Comfenalco, entre otras, que han reconocido la labor desarrollada por Pedrito Pereira al frente de la Personería.

Ante la Cámara Junior, que lo exaltó como uno de los diez personajes sobresalientes de Colombia durante 1998, el joven funcionario habría de decir que "este honroso homenaje que hoy nos brindan, más que un reconocimiento a la labor que hemos venido desarrollando al frente de nuestros cargos o en nuestras respectivas actividades, es una invitación a seguir contribuyendo, en la medida de nuestras modestas posibilidades, con el desarrollo de nuestra cara ciudad y el progreso de nuestras comunidades, labor que de ejemplar manera vienen llevando a cabo los júniors mediante el ejercicio de un liderazgo positivo que día a día debe ser imitado por todos los cartageneros".

Sobre cómo logró, en tan poco tiempo, recuperar la imagen y la credibilidad de una entidad que parecía un apéndice más del Ejecutivo y del Concejo, Pereira habría de decir que ello fue más mérito de la dirigencia cívica y comunitaria que acompañó su gestión, y de unos trabajadores -los de la Personería - que tenían "un alto sentido de pertenencia y un gran compromiso con la comunidad".

Según el expersonero, "si hay una enseñanza que me haya dejado el ejercicio de mis actividades como Personero del Distrito de Cartagena, es precisamente que solo con el trabajo mancomunado de la ciudadanía, las entidades de control, el gobierno, las corporaciones públicas, los gremios y las entidades cívicas como la Cámara Junior y las Veedurías, pueden alcanzarse frutos realmente positivos como los que me propuse al momento de posesionarme".

"Yo recuerdo", dijo Pereira, "que cada vez que regresaba a mi oficina después de visitar algunos barrios de las zonas suroriental o suroccidental de la ciudad, a donde me invitaban con frecuencia y yo iba con muchísimo gusto, me ponía a pensar que, ante los niveles de pobreza que padece la mayoría de los cartageneros, ante la penosa situación que viven miles y miles de desesperanzados compatriotas, y ante el galopante desempleo que agobia a millares de conciudadanos, solo la decidida unión de todos los colombianos de bien, trabajando hombro a hombro en busca de un futuro más promisorio y un mejor mañana para las futuras generaciones, podrá permitirnos mirar con optimismo la luz después del túnel".

Dídimo Mendivil, un reconocido ambientalista que para la época prestaba sus servicios profesionales como funcionario de la Personería, aseguró que el éxito alcanzado por Pereira al frente de la entidad se debió principalmente a que "el personero logró inculcarnos, tanto a sus empleados como a los líderes de la comunidad, que para resolver los grandes problemas de la ciudad todos sus dirigentes positivos y todos aquellos que podamos convocar gente a nuestro alrededor, tenemos la responsabilidad de acabar con la indiferencia que tanto daño le viene haciendo a Cartagena. Lo que hzo el doctor Pereira fue convencernos a todos que debíamos aunar esfuerzos para sacar la adelante nuestros barrios, nuestras localidades, nuestra ciudad, entregando cada uno lo que podamos aportar al propósito colectivo de hacer de Cartagena una ciudad cada día mejor".

Seguramente pensando en la necesidad de que todos participen activamente en la solución de los problemas que los aquejan y se convenzan de que deben contribuir a impulsar el desarrollo de sus localidades, así como el bienestar de todos los ciudadanos, Pereira habría de decir, durante la ceremonia de exaltación de los Diez Jóvenes Sobresalientes del Año de 1998, que "ya lo dijo en una oportunidad el extinto Senador Robert F. Kennedy: "cada vez que un hombre lucha por un ideal, o actúa para mejorar la situación de otros, o combate la injusticia, lanza hacia delante una diminuta onda de esperanza; y cruzándose entre sí desde un millón de centros de energía y valor, esas diminutas ondas se convierten en una corriente de enorme fuerza que puede echar abajo las más poderosas murallas de resistencia y opresión".



    CARTAGENA
REMITIDO
Quince largos años de entrega exclusiva al servicio de Cartagena, Bolívar y toda la ciudadanía
El 2 de marzo de 1998, hace hoy 15 años, ante el alcalde Nicolás Curi Vergara y el presidente del Concejo, Argemiro Bermúdez, se posesionó como personero de Cartagena el abogado Pedrito Pereira Caballero.



El recién posesionado personero de Cartagena, Pedrito Pereira Caballero, agradece a los concejales el haber confiado en él para dirigir el ministerio público. A sus lados, el entonces primer Vicepresidente del Concejo, Amaury Martelo Vecchio, y la primera dama del Distrito, Martha Curi Osorio.
El alcalde Nicolás Curi Vergara y el presidente del Concejo, Argemiro Bermúdez Villadiego, felicitan a Pedrito Pereira Caballero luego de su juramentación. Aplaude el gesto el primer Vicepresidente del Concejo, Amaury Martelo Vecchio.

Como pocas veces se veía, el personero Pedrito Pereira Caballero visitaba los barrios de la ciudad en los cuales los líderes populares reclamaban la presencia del Estado para buscar solución a los problemas más sentidos. Arriba, con dirigentes y vecinos del barrio San Francisco. Abajo, en cercanías de la Vía Perimetral de la Virgen, la comunidad expresa sus agradecimientos por la presencia del funcionario.
La Cámara Junior de Colombia exaltó al entonces personero de Cartagena, Pedrito Pereira Caballero, como uno de los diez personajes sobresalientes de Colombia durante 1998.


Recordar es vivir. Momentos de una exitosa gestión al frente de la Personería de Cartagena (<<< hacer click)