Haga click aquí >>>




   INICIO  -  CARTAGENA  -  BOLÍVAR  -  CONFIDENCIALES  -  POLÍTICA  -  CULTURA  -  DEPORTES  -  OPINIÓN
Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com


Febrero 24 de 2016
En programas radiales, a través de internet y en los llamados mentideros políticos, veedores, periodistas y ciudadanos del común estuvieron denunciando, durante largo tiempo, que en muchas de las obras a cargo de la Secretaria de Infraestructura se venían presentando situaciones por lo menos sospechosas.

Una de ella, y tal vez la más recurrente, era que parte de la maquinaria, los ingenieros e incluso los mismos obreros eran 'mudados' con frecuencia de frente de trabajo: un día estaban en Manga, en la Calle del Bouquet; otro en la carrera 14, entre Daniel Lemaitre y Canapote; otro más en una escuela, parque o puesto de salud cualquiera.

Como eran decenas de obras adjudicadas a unos pocos contratistas, estos, que no poseen el don de la ubicuidad, un día estaban en el Norte de Cartagena, otro cerca en los Cerros de Albornoz, y uno más en un barrio cualquiera de la Zona Suroriental. Para algunos entendidos, es un sistema -el famoso empaquetamiento - que por lógicas razones ocasiona atrasos y redunda negativamente en la calidad de las obras.

El entonces alcalde, Dionisio Vélez, y su secretario de Infraestructura, Mario Ramos, negaron en todo momento que la marcha de las obras tuviese problemas. Al contrario, el burgomaestre habría de decir en vísperas de finalizar su mandato que Cartagena es hoy "una ciudad que tiene un desarrollo marcado", gracias -según él - a las "511 obras entre hospitales, colegios, parques, megabibliotecas y Centros de Vida, y más de 90 kilómetros de vías pavimentadas" con los $250 mil millones que le prestó a los bancos autorizado por el Concejo.

Pero todo indica que tenían razón los quejosos del momento y muchas de esas obras terminaron siendo un verdadero monumento al desgreño, la desidia y la falta de planeación.

A mediados de diciembre de 2015, en un primer informe del Observatorio de la Transparencia en la Contratación Estatal -OTCE - se indicó que "la inversión del crédito (...) no se ha cumplido al 100%", (...) que muchas de las obras inauguradas evidencian ya un franco deterioro y (...) se dieron por recibidos proyectos aún concluídos, entre otras irregularidades (<<< leer 'Con un informe de Funcicar como prueba, la Fiscalía deberá investigar irregularidades en unas obras civiles').

Más tarde, en febrero de 2916, el mismo colectivo, integrado por la Fundación Cívico social pro Cartagena -Funcicar, el Consejo Gremial de Bolívar y la Fundación Mamonal, presentó un segundo informe que da cuenta similares o peores situaciones (<<< leer 'Segundo Informe de Observación a las Obras en Infraestructura y Salud').

En esta ocasión, en sólo cuatro escuelas visitadas se detectó que "las obras presentaban deterioro y mal estado, de acuerdo a nuestro último recorrido, y que en sólo cuatro centros de salud se observó "un nivel de avance inferior al 50%". 

En algunos acsos no se construyeron accesos a personas con discapacidad, no hubo entrega formal de las obras, hay paredes con grietas, pintura defectuosa, baldosas salidas y rotas, cierlo raso de icopor que no se ajusta a sus bases, hay rejas desencajadas y oxidadas, paredes con evidente humedad, hendiduras en puertas y ventanas y en varios casos -incluso - "las obras están paradas por restructuración en la construcción del elevador y cambio de planos".

En un caso particular: el CAP de La Esperanza, "la valla que describe las obras a realizar fue instalada pero los trabajos de reconstrucción no han iniciado". Curiosamente este centro de salud, adjudicado por un valor de $4.830'415.061, iba a ser el primero que se iba a intervenir, pero, de acuerdo con fuentes de la propia Alcaldía, "las obras no se han iniciado y no se tiene conocimiento de cuándo se estarían empezando".

En su informe, el OTCE señala que "la preocupación por la calidad, el estado y la forma como se entregaron las obras fue un común denominador en las visitas realizadas a lo largo del seguimiento especial" realizado.

"Tuvimos la oportunidad de indagar sobre el estado y avance de las obras en los 25 centros de salud con la directora del DADIS, toda vez que en  nuestros recorridos encontramos las obras atrasadas y en otros casos sin iniciar", manifestaron igualmente, y "al respecto, la doctora Adriana Meza Yépez nos informó que los contratos están suspendidos hasta nueva orden y se espera por una respuesta de la Contraloría y Procuraduría para reactivarlos a la mayor brevedad".

En el programa 'Funcicar al Día', que se transmite por el Canal Cartagena, el OTCE resumió sus inquietudes señalando que "mientras que en educación las obras continúan deteriorándose, en salud los contratos siguen suspendidos (ver siguiente video)

     Este espacio está reservado
     para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855 o
     escríbanos a
     juancardila@gmail.com
     CARTAGENA




Los malos acabados y el franco deterioro de las obras, el lugar común de los hallazgos
El Observatorio a la Transparencia en la Contratación
Estatal de Funcicar sigue encontrando irregularidades




El colectivo, conformado por Funcicar, el Consejo Gremial de Bolívar y la Fundación Mamo-
nal, reiteró en un segundo informe que muchas de las obras que se adelantan con recursos
del crédito que por $250 mil millones aprobó el Concejo tienen unos pésimos acabados.



Cortesía de Funcicar