Haga click aquí >>>




INICIO -  HISTORIAS  -  CONFIDENCIALES  -  POLÍTICA  -   CARTAGENA  -  BOLÍVAR  -  CULTURA  -  DEPORTES  -  OPINIÓN
Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com


     Este espacio está reservado
     para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855 o
     escríbanos a
     juancardila@gmail.com

Marzo 22 de 2016
Archivo
Cuando los voceros de la comunidad de Getsemaní llegaron a la sede de la Escuela de Gobierno, en la calle Quero de San Diego, esperaban encontrarse con unos funcionarios del Distrito dispuestos a responder -al menos - los principales puntos contemplados en un memorial entregado a la Administración por petición del propio alcalde.

Optimistas porque, hasta el momento, se habían atendido con prontitud y diligencia las solicitudes realizadas durante una reunión con Manolo Duque y varios de miembros de su gabinete, varios dirigentes cívicos y comunitarios, entre ellos Miguel Caballero, Nilda Meléndez, Florencio Ferrer y Dávinson Gaviria, atendieron a las 5 en punto de la tarde la cita realizada por la Gerencia de la Oficina de Espacio Público y Movilidad Urbana. Esperaban que, luego de la positiva respuesta a sus inquietudes en materia de recuperación de la plaza de La Trinidad y de unas aceras que habían sido invadidas por los propietarios de varios bares y restaurantes (<<< leer 'El alcalde promete que Getsemaní "será territorio de armonía social"'), el Ejecutivo respondiera ahora otros cuestionamientos.

Pero lo que encontraron fue a una asesora de Espacio Público: Carolina López, y al director operativo del Departamento Administrativo de Tránsito y Transporte -DATT -del Distrito, Fernando Osorio, que les pidieron analizar la conveniencia -según dijeron - de cerrar las calles San Antonio y de La Sierpe, entre otras, para colocar en ellas mesas y sillas.

Se anunció que el secretario del Interior, Fernando Niño Mendoza, iba a llegar a la reunión, pero que otras ocupaciones se lo impidieron. Tampoco pudo asistir -por lo visto - la gerente de Espacio Público, Carolina Lenes Arreola. Y quien sí asistió: el director operativo del DATT, "se fue apenas vio que la comunidad, en pleno, rechazó con contundencia la propuesta de cerrar unas calles, lo cual ha sido lo más insólito que hemos oído, lo cual va en contravía, además, con lo que el propio alcalde dispuso durante la reunión que tuvimos", como manifestó a este portal el presidente de Gimaní Cultural y de la Asociación de Vecinos de Getsemaní, Miguel Caballero Villarreal.

"Fuimos a la reunión convencidos de que se nos iba a dar respuesta al memorial entregado, donde expresamos nuestra problemática, y a estudiar conjuntamente acciones que garantizaran la habitabilidad de nuestro barrio, actualmente en riesgo por el fenómeno de la gentrificación", señaló el dirigente cívico y gestor cultural, "pero con lo que nos encontramos fue con una funcionaria pidiéndonos que apoyaramos el cierre de unas calles, dizque porque iban a verse muy bonitas unas mesas y unas sillas en ellas, para atender a nuestros visitantes, qué tal".

Según Caballero Villarreal, "todos los asistentes, sin excepción, les manifestamos a la señorita López que no podíamos permitir el cierre propuesto, y le hicimos caer en cuenta que en una de esas calles operaba el ESMAD de la Policía, el cual requiere tener una salida expedita para sus frecuentes operativos". "Figúrese que propusieron cambiar de sentido la calle San Juan, pero resulta que ahí, por ser muy estrecha, no se puede virar, lo cual impide su uso hacia la Calle Larga".

De acuerdo con el relato del presidente de Asovecinos de Getsemaní, "además de la improcedencia de la propuesta, a todos nos llamó la atención que la funcionaria mencionara que los negocios que irían a colocar sus mesas y sillas en las calles que se cerraran serían Confucio, Demente (Tapas Bar), Bar del Sur, (Di Silvio) Trattoría y La Cantaleta, pero no mencionó, para nada, a los únicos establecimientos que sí son de vecinos nuestros, unos auténticos raizales".

Para Caballero, "nos llamó poderosamente -también - que la funcionaria no nos respondiera cómo iban a hacer con el acceso de los vecinos ni de quién fue la brillante idea; aún seguimos a la espera de esas respuestas".

"Un Plan Piloto"

Como se dijo, la gerente de la Oficina de Espacio Público y Movilidad Urbana, Carolina Lenes, no asistió a la reunión donde se le expuso a los voceros de la comunidad de Getsemaní que la Administración estaba estudiando la posibilidad de que varias de sus calles fueran cerradas.

No obstante, la funcionaria fue abordada por varios medios de comunicación y, al preguntársele sobre el tema, admitió que, en efecto, "vamos a hacer un plan piloto del barrio Getsemaní donde vamos a permitir que la comunidad, los raizales que cuentan con sus establecimientos legalizados, también puedan tener acceso a colocar mesas (en las calles), como se ha venido facilitando para las plazas (SIC) de San Diego, Santo Domingo y en general las del Centro Histórico. Pero la gente, la comunidad en general, apelando de alguna forma a la igualdad, y bajo el gobierno de 'Primero es la Gente', queremos darle un tratamiento similar".

Según señaló la funcionaria, "el plan piloto arranca sin ningún costo, para mirar realmente si existe un beneficio, que todos puedan aprovechar y que efectivamente se pueda en un futuro determinar esa zona (las calles San Antonio y de La Sierpe) como una zona aprovechable". 

En declaraciones a El Universal, Lenes Arreola manifestó que, así como el Decreto 0356 de 2015 ha permitido el aprovechamiento económico de parques, plazas, plazoletas, espacios residuales y callejones en San Diego y el Centro Histórico, igualmente se proyecta extender ese aprovechamiento a otros puntos, entre ellos Getsemaní.

NOTAS RELACIONADAS:

- El espacio público de San Diego no podrá medirse con la misma vara que el de Getsemaní

- "Comerciantes, a cumplir las normas voluntariamente": Alcaldía

- El alcalde promete que Getsemaní "será territorio de armonia social"

- Se reabre debate sobre uso del espacio público

- Concejales piden revisar el apadrinamiento de parques, plazas y plazoletas

- La Oficina de Espacio Público sigue realizando operativos contra las ventas informales
Tomada de La Opinión
     CARTAGENA



Buscan que la comunidad respalde la iniciativa para hacerla parte de una Política Pública
Cierre de calles para el aprovechamiento económico
se extendería hasta Getsemaní y otros barrios




Carolina Lenes, gerente
de Espacio Público
Miguel Caballero, presidente
de Asovecinos de Getsemaní


Carolina López (de pie), asesora de Espacio Públi-
co, con voceros de la comunidad de Getsemaní


Con base en el Decreto 0356 de 2015, que ha permitido que el espacio público, particular
mente parques, plazas, plazoletas, espacios residuales y varias calles y aceras, se arrien-
den a particulares para su uso comercial, la Gerencia de Espacio Público busca que algu-
nas calles de Getsemaní sean cerradas para que varios restaurantes instalen en ellas me-
sa y sillas. Al ser informados de la iniciativa, voceros de la comunidad se manifestaron sor
prendidos, ya que durante una reunión con el alcalde, el compromiso que este asumió, por
el contrario, fue recuperar para el uso general los lugares que venían siendo invadidos.