Haga click aquí >>>




     Este espacio está reservado
     para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855 o
     escríbanos a
     juancardila@gmail.com

   INICIO  -  CARTAGENA  -  BOLÍVAR  -  CONFIDENCIALES  -  POLÍTICA  -  CULTURA  -  DEPORTES  -  OPINIÓN
Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com


Febrero 16 de 2016
Al llegar a finales de enero de España, donde asistió a la Feria Internacional de Turismo -Fitur que se realizó en Madrid del 20 al 24 de enero, el alcalde de Cartagena, Manolo Duque Vásquez, se encontró con que un sector de la comunidad de Getsemaní protestaba airadamente porque el tradicional barrio había sido literalmente invadido por unos foráneos. 

Fiel al estilo que mantuvo durante varios años como periodista, el mandatario decidió visitar inmediatamente a los getsemanisenses y ponerle el pecho al problema. "He dado indicaciones a la Oficina de Espacio Público para que se recuperen zonas que hayan sido apropiadas de manera indebida por particulares", anunció antes de llegar al barrio (<<< leer 'El alcalde promete que Getsemaní "será territorio de armonía social"').

Y el alcalde "cumplió, y hasta más", como habría de decir un vecino de la Plaza de la Trinidad. Desde ese día, en efecto, tal como prometió, las calles y aceras aledañas al lugar permanecen despejadas, y poco a poco los raizales han comenzado a retornar al espacio que habían perdido (<<< leer 'Distrito continúa recuperando el orden público en Getsemaní').

Y ocurrió algo similar en otros lugares, como varias calles del Centro Histórico, de San Diego y de otros barrios de Cartagena, de acuerdo con lo que ha anunciado la propia Alcaldía a través de su Oficina Asesora de Prensa y han informado profusamente varios medios locales (<<< leer 'Realizan operativos para la recuperación del espacio público en Cartagena').

No obstante, a muchos les parece que se ha actuado con raseros distintos en uno y otros casos. En una entrevista concedida al portal La Silla Caribe, el alcalde confesó no saber exactamente aún "cuáles son las condiciones de la plaza de San Diego", pero advirtió tajantemente que "si no están con el espacio concesionado", como ocurre en otros parques y plazas "les va a pasar lo mismo. Nosotros en eso no tenemos contemplaciones porque no podemos medir con un rasero a la clase alta y con otro a la clase baja".

Durante la entrevista, tras realizar una consulta, Duque le informó a La Silla Caribe que "sólo las plazas de San Pedro y Santo Domingo y el parque Fernández Madrid tienen permisos. Los de San Diego no tienen permiso para cerrar la vía y algunos lo hacen en temporada alta". Y advirtió otra vez: "Estamos comprometidos para meterle mano a eso, hay que meterle el diente".

Sobre el particular, este portal indagó y supo que el propio secretario del Interior, Fernando Niño Mendoza, y la gerente de la Oficina de Espacio Público y Movilidad Urbana, Carolina Lenes Arreola, se han apersonado del mismo, y tienen claro que hay casos en los cuales hay que concertar con algunos comerciantes, porque existen unos contratos de arriendo suscritos por la Administración anterior, pero hay otros cuya única salida es el estricto cumplimiento de la Ley. "En el caso de Juan del Mar (propietario de unos establecimientos que colocan sillas y mesas en las calles aledañas al Parque de San Diego, aunque es a todas luces ilegal que invadan ese tipo de espacio público con fines de lucro, la decisión que se tomó es la de esperar que se termine un inopinado permiso que por tres meses prorrogales le concedió hace varios años el anterior gerente de Espacio Público, el señor Adelfo Doria", reveló una fuente de la Alcaldía que pidió reserva de su nombre.

"Ese permiso termina ahora el próximo 22 de febrero, y lo que ya se dijo es que no se va a renovar", agregó la fuente; "habilidosamente, como está establecido que este tipo de permisos debe ser temporal, lo que se inventaron es que se lo dieron por tres meses, pero se lo renovaban cada vez que iba a terminar; vivos que son. Para rematar, como no era un arriendo sino un permiso, el Distrito no recibe un sólo peso por el uso de esas calles; por el contrario: todos los días, unos agentes de tránsito, unos brigadistas y unos policías llegan al lugar, colocan una vallas que son del Distrito y vigilan que nadie inoportune esa ocupación".

Primero, la prevención

Como las órdenes son órdenes siempre y cuando se cumpla con la Ley, tanto en la Secretaría del Interior como en la Oficina de Espacio Público han venido adelantando los operativos dispuestos por el alcalde, pero -en un principio, como se dice en un comunicado - se realizarán una "jornadas de sensibilización" con las cuales se busca "garantizar a la ciudadanía una mejor calidad del espacio público".

Una de esas jornadas la llevó a cabo la Gerencia de Espacio Público en el mercado de Bazurto, se informó en otro remitido, donde "se levantaron 10 actas de amonestación a los comerciantes formales que ocupaban el andén con su mobiliario, especialmente con muebles y colchones e igualmente a los informales que no solo ocupaban la acera sino también la vía, ocasionando caos en la movilidad y exponiendo su vida al peligro".

De acuerdo con la titular de la dependencia, Carolina Lenes, "tenemos que ejercer la autoridad pero también tenemos que ser conscientes de que este uso indiscriminado del espacio público es un problema social, por el que tenemos que trabajar para que sea de uso efectivo para transeúntes pero a la vez buscar la manera de que la gente también pueda ejercer su derecho al trabajo".


     CARTAGENA





La Gerencia de Espacio Público adelanta -en principio - una etapa preventiva
"Comerciantes, a cumplir las normas
de manera voluntaria": Alcaldía

Tanto para los titulares como funcionarios de la Secretaría del Interior y de la Ofi-
cina de Espacio Público, es claro que lo que los comerciantes podrían utilizar los
parques, plazas, plazoletas y espacios residuales, pero jamás las calles.

En principio, los vendedores tanto formales como informales tendrán la oportunidad de retirar su mobiliario o mercancía de manera voluntaria, con el fin de evitar sanciones, multas y decomisos.