::.Síganos también  en--.>

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

******************************************************************************************************************************************************************************************************************
******************************************************************************************************************************************************************************************************************

Haga click aquí >>>

     Este espacio está reservado
     para su publicidad.
     Llámenos al 3186062855 o
     escríbanos a
     juancardila@gmail.com
Cortesía

El caso del toro torturado y muerto por una turba en Turbaco pica y se extiende, como se dice en términos beisbolísticos.

Lo último importante que se ha sabido sobre el caso, además de que cada día crece exponencialmente el número de personas que a través de las redes sociales y en otros escenarios expresan su repudio a todo tipo de maltrato animal, es que la Procuraduría General de la Nación es del criterio de que el alcalde de Turbaco, Myron Martínez, sí debe responder por la muerte del toro, y de que el diputado Carlos Féliz Monsalve ha hecho caer en cuenta que tanto en el caso de Turbaco como en los casos de otros municipios se había violado una Ordenanza que ordena a los alcaldes y la Policía garantizar que los niños menores de ocho años y las mujeres embarazadas no accedan a los escenarios donde se torturen y maten animales.

Pero el tema del maltrato animal ha ampliado su espectro y se extiende -además - a las restantes prácticas que, por una supérstite excepción de la Ley, aún se mantienen en ciertos lugares del país a pesar del creciente rechazo de la opinión pública, como el rejoneo, el coleo, las novilladas, las becerradas, las riñas de gallos y las corridades de toros.

Dos senadores costeños: la bolivarense Sandra Villadiego y el atlanticense Armando Benedetti se han pronunciado también contra las torturas a que son sometidos en varias poblaciones algunos animales, bajo el argumento de que se trata de viejas tradiciones que hay que preservar.

Según Villadiego, es cuestionable que se maltrate salvajamente y se de muerte a un toro en una corraleja pero también que se haga en una plaza de toros. "¿Qué diferencia hay entre ultimar un toro en Turbaco y matar 16 toros en la Plaza de Cartagena?", se preguntó la congresista.

Pero Benedetti fue más allá al anunciar que presentará un Proyecto de Ley en el Congreso para prevenir todo tipo de maltrato animal, sin excepciones.

A través de su cuenta en Twitter @AABenedetti, el expresidente del Congreso manifestó que "detesto que los animales estén en zoológicos, en circos y, mucho más, en corridas de toros y corralejas. ¡El maltrato animal es absurdo!"

Para Benedetti, es claro que "lo que le hicieron al toro en Turbaco es lo mismo que sucede en una corrida de toros, pero esta última es considerada más elegante".

Y remató: "Igual y peor es lo que pasa con los caballos que jalan los coches en Cartagena. ¡Todo el mundo se las tira de loco con ese tema!"








     COMUNIDAD
Mientras crece debate por cruel muerte de un toro en Turbaco
Se abre paso la prohibición de torturar animales
tanto  en  las  corralejas  como  en  las  plazas
Fotos tomadas de Facebook