INICIO  -  CARTAGENA  -  BOLÍVAR  -  CONFIDENCIALES  -  POLÍTICA  -  CULTURA  -  DEPORTES  -  OPINIÓN

Copyright 2010. All Rights Reserved. www.revistaelmetro.com

ARCHIVO - AGOSTO 20 DE 1999

UN ACUERDO POR CARTAGENA

La Red de Veedurías Ciudadanas Cartagena de Indias -Red-Ver, constituida el 30 de abril de 1999 por un grupo de dirigentes cívicos (provenientes en su mayoría de la Cámara Júnior de Colombia) con el fin de ejercer un propositivo control social en la ciudad, hizo un llamado a todas los fuerzas vivas locales para promover un gran acuerdo "sin exclusiones y bajo el signo del entendimiento y la solidaridad".

Según el colectivo cívico, el Acuerdo por Cartagena debe contemplar una serie de propósitos comunes, los cuales deberían convenirse en mesas de trabajo integradas democráticamente por los legítimos voceros de todos los sectores ciudadanos.

Entre los puntos propuestos por Red-Ver está "abogar por un nuevo concepto de planeación de la ciudad, así como de claros y eficaces mecanismos de ejecución, que supere el simple establecimiento de normas técnicas y permita la intervención participativa de los más diversos sectores sociales".

Para los proponentes, lo esencial de esta planeación es que se tenga en cuenta que, para "sacar adelante los macroproyectos fundamentales y sentidos de la ciudad", hay que contar "con las contribuciones de la participación ciudadana", de manera amplia y suficiente, "y no de sólo unos cuantos actores", como expuso el director de la veeduría, Danilo Contreras Guzmán.

La elaboración del texto del Acuerdo, el cual transcribimos a continuación, estuvo a cargo del periodista e investigador Jorge García Usta, luego de un concurrido foro convocado por la organización el pasado 20 de agosto (de 1999).

ACUERDO

Los abajo firmantes, organizaciones y personas, asistentes al foro gran acuerdo por Cartagena, después de escuchar y debatir los más diversos análisis y propuestas sobre los problemas centrales y la situación actual de la ciudad de Cartagena, proponen y se comprometen a:

1. Promover una actividad pública y un estilo administrativo de la ciudad, caracterizados por la transparencia, la honestidad y la solidaridad de la conducta, por la búsqueda del progreso social y comunitario y el bien común, y la organización de consensos y formas participativas de la población, creando espacios permanentes de concertación social en las decisiones referidas al destino colectivo.

2. Promover un servicio público distinto, basado en la seriedad, honestidad y eficiencia de programas y propuestas ante los grandes problemas de la ciudad, y no en la imposición caudillista o en el manejo personalista, estimular la presencia activa de la pluralidad de visiones sobre la ciudad y el mecanismo del dialogo entre los distintos sectores sociales, culturales, económicos, ante los problemas urbanos; promover el estudio comunitario de las hojas de vida de los candidatos a elección popular y cargos públicos relevantes.

3. Luchar contra todas las formas de corrupción y favoritismo, entronizadas en la administración pública y en cualquier otro sector de la ciudad, con base en una estrategia que estudie la conformación de un equipo jurídico investigativo, la presencia de auditorías externas especializadas y la realización permanente de actividades anticorrupción como convenciones, conferencias y cursos, encaminados a educar y concientizar amplios sectores de la ciudadanía, abogar por una modernización de la administración distrital que elabore políticas presupuestales reales, reduzca los gastos de funcionamiento, apoye las veedurías ciudadanas, priorice los gastos en educación y salud, se muestre abierta a revisar el impacto de sus políticas, busque la equidad social,  permita la igualdad de oportunidad para acceder a cargos públicos, vigilado por los organismos estatales pertinentes, establezca oficinas de control interno funcionales, implemente la contabilidad pública del Distrito, posibilite que la administración distrital garantice el control social en las funciones de los servidores públicos y recupere la confianza ciudadana.

4. Luchar contra la miseria que agobia a gran parte de la población cartagenera reflejada en un alto índice de necesidades básicas insatisfechas ( viviendas inadecuadas, hacinamiento, servicios públicos inexistentes o deficientes, alta dependencia económica, inasistencia escolar), que hace además de Bolívar una de las regiones más pobres escala nacional; diseñar políticas sociales que creen condiciones para la construcción de capital social como medio de enfrentar la pobreza, involucrar a pobres y no pobres en el diseño de programas y proyectos sociales integrando a todas las unidades productivas que permita la complementariedad de los sectores económicos y sociales; promover que la política social del Distrito de Cartagena identifique y defina con claridad los problemas sociales, propicie procesos interinstitucionales y facilite la participación ciudadana en el diseño y ejecución de los programas y proyectos sociales, impulsar la reorientación de las proyecciones presupuestarias del Estado aumentando los niveles de inversión en salud, educación y vivienda; propender porque el sector privado cumpla con las responsabilidades que le competen en el establecimiento de la solidaridad y la equidad social en la ciudad.

5. Tratar con seriedad y en sus verdaderas dimensiones el problema de la población desplazada en Cartagena, problema relacionada con la política nacional de paz, comprometiéndose a realizar un acompañamiento en su adaptación a la vida urbana, en el proceso de reconstrucción integral de su vida, y en la defensa de su derecho a la dignidad humana y a la vida, a suscitar su creatividad y promover hacia ella una actitud de respeto y solidaridad, y a velar porque el Estado cumpla con sus obligaciones financieras y sociales, estimular el apoyo estatal al trabajo de las organizaciones no gubernamentales para la subsistencia y mejoría de la calidad de vida de la población desplazada.

6. Combatir los métodos de la exclusión y los consensos simulados en la vida social y política de la ciudad, y concebir a esta como un espacio de la multiculturalidad, es decir, defender la idea de que la ciudad no es homogénea, ni puede ser pensada ni construida desde unos límites culturales, políticos, clasistas, religiosos y filosóficos excluyentes, sino que Cartagena , como ciudad, está constituida por una multiplicidad de sentidos, mundos y culturas, de individuos diversos y divergentes, por racionalidades y discursos diferentes; los que implica acoger la idea de que la ciudad como escenario concreto de los publico ya no puede ser el resultado de un acuerdo secreto de partidos o grupos sociales excluyentes, sino el resultado de un dialogo y un consenso entre múltiples partidos políticos, sectores sociales, gremiales y académicos, movimientos y organizaciones culturales, que no acepten la idea de de la política como la actividad de una micro monarquía sino como la creación de un espacio de reconocimiento, discusión y participación comunitaria y pluralista en la construcción y la vida de la ciudad.

7. Superar, en el tema de lo público, la confrontación de intereses particulares que expresan una racionalidad de los privados, con el análisis y difusión de valores que referencien el bien común y el interés colectivo, defendidos por la Constitución; considerar los elementos culturales como ejes de la cohesión social urbana, impedir que la defensa de lo público se diluya en los limites inciertos del interés particular; promover una concepción proactiva de los publico que lleve a hacer el seguimiento permanente y organizado de los grandes problemas financieros, territoriales y administrativos del desarrollo urbano.

8. Luchar por la reglamentación del Distrito Turístico

9. Abogar por un nuevo concepto de planeación de la ciudad, así como de claros y eficaces mecanismos de ejecución, que supere el simple establecimiento de normas técnicas y permita la intervención participativa de los más diversos sectores sociales; una planeación que ayude a superar la incapacidad de prever, proyectar y actuar sobre la ciudad para que se pueda proporcionar a sus habitantes, empresas y actividades, el marco básico con el fin de que operen, crezcan, se expandan y mejoren la calidad de la vida urbana; una planeación que permita sacar adelante los macroproyectos fundamentales y sentidos de la ciudad, con las contribuciones de la participación ciudadana y para beneficio colectivo.

10. Impulsar la reactivación del aparato productivo de la ciudad, con proyectos que enfaticen sus ventajas competitivas y comparativas y la promoción de los instrumentos fiscales pertinentes, aplicados con eficiencia y honestidad, así como también el estimulo a las microempresas, cooperativas, etc.; apoyar el desarrollo de empresarial  y demandar de este estrategias eficaces de generación de empleo y exigir que la administración distrital implemente las medidas necesarias para la reactivación económica y la generación de empleo en beneficio de la población cartagenera.

11. Promover el desarrollo turístico de Cartagena así como su importancia en el Turismo del Caribe, en el marco de una concepción recursiva, informada y moderna, que dentro de una nueva idea de turismo local, tenga como ejes los valores culturales, ambientales, históricos y sociales de la ciudad y se convierta en elemento de mejoría de la calidad de vida de los cartageneros, con el fin de convertir a la ciudad en el destino turístico, cultural y ecológico más importante del Caribe.

12. Luchar porque la cultura, como mundo que implica elementos de identidad, historia, creación, conocimiento, dignidad, convivencia, desarrollo y paz de la ciudad, adquiera un papel central en el desarrollo urbano; propender porque se amplíe el proceso descentralizador de la cultura y se defiendan y promuevan los valores de la cultura popular cartagenera, se propugne por la ampliación de la inversión y cobertura educativa, y sobre todo el rendimiento académico de los estudiantes cartageneros, así como de criterios y programas de investigación y cualificación académica del sector educativo; velar porque se estimule la aplicación productiva y honesta del conocimiento que permita un desarrollo social armónico destinado a las mayorías que habitan la ciudad, promover el dialogo y el análisis de una política cultural, impulsar la humanización de la educación, la recuperación de la historia real de la ciudad y la adopción de un criterio de investigación y de cultivo de la ciencia y la tecnología para el sector educativo, abogar por la implementación de una cultura de la solidaridad, la tolerancia y la honestidad con el trabajo mancomunado de las diferentes fuerzas vivas de la ciudad, luchar por la recuperación de sentido de carnaval y la representatividad popular  de las fiestas novembrinas, en cuya organización deben tener representación todos los sectores culturales, comunitarios y educativos de Cartagena.

13. Defender el carácter público de la Universidad de Cartagena, así como los mecanismos democráticos de elección de sus autoridades, y promover la vinculación financiera del Distrito a la universidad, defender la Universidad como espacio libre y democrático de la controversia intelectual y el desarrollo científico; estimular el análisis racional y participativo sobre la crisis financiera de la universidad; impulsar el fortalecimiento académico e investigativo de la universidad, analizar y promover la creación de un centro de desarrollo tecnológico a través de una alianza estratégica entre el alma mater y los sectores público y privado.

14. Abogar por un periodismo comprometido con un nuevo modelo de sociedad que priorice la justicia e inversión social y enfrente la globalización del pensamiento y estilo de vida, y la idea privatizadora del desarrollo, que defienda la independencia, el equilibrio, la profundidad y calidad profesionales, que promueva y defienda la democratización de la información, la dignidad salarial de los periodistas y la presencia de oportunidades laborales; que promueva la pertenencia proactiva de la ciudad y los espacios de concertación social en el que se encuentren y dialoguen los más diversos sectores de la vida social, así como también la formación de un espectador activo y critico ante los medios, que sepa leer los contenidos informativos y defienda el interés publico y social por encima del interés particular.

15. Hacer de Cartagena un ecosistema urbano sostenible en el nuevo siglo, buscando el bienestar común con optima calidad de vida, incentivando la creatividad y la innovación de los ciudadanos, y a promover un claro sentido de pertenencia a la ciudad; luchar porque los proyectos resuelvan los conflictos socio ambientales a favor de la comunidad; propender porque las inversiones actuales y futuras en el ecosistema urbana y rural lleven a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos de manera integral; crear y mantener mecanismos de ejecución, seguimiento y evaluación de las inversiones estatales de beneficio comunitario, defender la continuación de los grandes proyectos de beneficio ambiental y urbano como la canalización de los caños, el traslado del relleno sanitario, el tratamiento de las aguas servidas, la descontaminación y el saneamiento de los principales cuerpos de agua, y otros basados en opiniones técnicas y científicas apropiados, el beneficio común y la concertación social.

16. Crear un organismo permanente, integrado por las organizaciones y personas interesadas en defender la materialización de los puntos de este acuerdo.